Ejemplos de maquetación clásica.

Se trata de un estilo tradicional que se forma durante el Renacimiento con la aparición de la imprenta y se utiliza en la actualidad en publicaciones o imagen corporativa de corte conservador y tradicional.

Se basa en la linealidad, la simetría, el formalismo y el énfasis tipográfico, así como en la sencillez y la armonía. Suele ilustrarse con imágenes realistas o grabados, es habitual también el uso de elementos gráficos como los filetes, las cajas o las letras capitales decoradas. Las familias tipográficas que se utilizan generalmente son la romana antigua y la de transición.